jueves, 16 de octubre de 2014

EL VIEJO Y EL ASNO

"Mucho tiene que hacer quien ha de dar gusto a todos."


Un viejo latino y su hijo llevaban un asno al
mercado para venderlo. Iban padre e hijo a pie,

para que el animal llegara menos fatigado a la feria.

Al poco rato encontraron unas mujeres, y una de
ellas dijo: 
—¡Miren qué hombres más tontos! Andan a pie,
 teniendo tan hermoso burro.

El viejo oyó estas palabras, y mandó al hijo que
montara en el asno.

Después de haber andado algún tiempo, pasaron 
Cerca de un grupo de ancianos que se burlaron de la
acción del muchacho que iba montado mientras que su
padre iba a pie.

El viejo entonces hizo que se desmontara el hijo, y
subió él sobre el asno.

Más adelante hallaron un grupo de mujeres y de
muchachos, que al verlos pasar dijeron:

—¡Qué vergüenza de viejo! Muy cómodo en su
burro, mientras que el muchacho va a pie, jadeante
y cansado.

El padre, al oír esto, hizo que el muchacho montase
al anca, y así montados los dos siguieron su camino.

Al buen viejo le parecía que había encontrado la
manera de ir a gusto de todo el mundo, cuando un
hombre que pasaba gritó, dirigiéndose al grupo:

—¿Cuál de los tres es el asno?

 El viejo se sintió muy mortificado con esta pregunta
burlona, y el otro la explicó diciendo que era una barbaridad
cargar de aquella manera a un animal tan pequeño
y débil, y les hizo ver al padre y al hijo lo
cansado que el asno estaba.

—Mejor sería que le llevaran cargado hasta el pueblo
próximo, para evitar que se muera en el camino.


El viejo creyó razonable esta observación, y entre él
y su hijo buscaron un fuerte palo, ataron el asno a él, y
tomando en hombros una extremidad el padre, y otra
el hijo, fueron trabajosamente cargados con la bestia
con dirección al pueblo.

Pero entonces se fué reuniendo alrededor de ellos
como una procesión de gentes que se burlaban de las
personas llevando a cuestas un burro.

—¡El mundo al revés!—gritaban en tono de burla.

Por fin, al pasar por un puente, hizo un esfuerzo el
burro para recobrar su libertad, asustado por tanto
alboroto, y cayó al agua y se ahogó.


Por querer complacer a todo el mundo, perdió el
pobre viejo su asno. Es bueno ser complaciente, pero
sin renunciar al sentido común.
Silvia Pérez-GingerichSi te ha gustado, compartelo pulsando las opciones para compartir, así sabré que debo seguir escribiendo! ♥♥








Publicar un comentario